barra cookies

jueves, 1 de enero de 2015

Un poquito de humor

Un poquito de humor nunca viene mal. Además, reconozcámoslo. Cuando tienes un bebe pequeño, y sobre todo si eres primerizo, estás más tenso que el arco de un violín, así que no te vendrá nada mal echarte unas risas a costa de los bebés y sus ocurrencias... Y de los papás y las suyas, que suelen ser peores.

Vamos a ver imágenes "casi de la vida cotidiana" que a buen seguro en algún que otro caso te harán sentirte identificado, por más que la imagen en sí sea una caricatura de la realidad.

Empecemos por el principio. Los pañales. Quien no se ha preguntado como demonios un ser tan pequeñito puede descargar de esa manera, y lo que es peor, como puede desprender un hedor tan inhumano.


Pero no es solo la cantidad y calidad, es también el momento. Saben elegir siempre el "mejor momento". Da igual que solo haga unos minutos que hicieron caquita, siempre tienen un nuevo cargamento disponible para ese "momento"


Lo hacen totalmente a propósito, no te engañes. Nada de "sin querer"


Y no hay nada que respeten. No hay momento especial, no hay momento tranquilo.

Claro, eso da lugar a una nueva especie, mitad humana, mitad troll. Los padres-troll, capaces de toda malignidad con tal de devolver el golpe. Da igual que sea con la comida de un bebé.


O con la bebida


O cuando vamos a ver la cabalgata de los Reyes Magos


Pero por muy troll que seas, no ganaras la batalla, cuando crezcan, sabrán devolverte el golpe.


Y a veces, lo harán de la manera más inocente


Así que ¡¡leña al mono!!


¡Esta batalla la gano yo cueste lo que cu.....


No hay comentarios:

Publicar un comentario