barra cookies

lunes, 13 de octubre de 2014

Excursion al Hero Baby Tour

La semana pasada, me llamo la atención una publicidad en el Metro de la gente de Hero Baby. Anunciaba el “Hero Baby Tour” que tendría lugar el sábado 11 en Madrid. Les sigo en Facebook y suelen tener bastantes promociones, así que me pico la curiosidad por ver como se monta un evento para niños pequeños, así que cogí a mi nena y me plante allí.

Bueno, lo primero si quieres tener un evento de cualquier clase exitoso, es atraer a tu público, y de eso se encargaban unos cuantos carteles enormes, un bebé de cartón piedra de 3 ó 4 metros de alto, y sobre todo… Un tráiler decorado junto a cuyas puertas había una pancarta que decía: “Muestras”. Evidentemente, había cola para recoger muestras gratis repartidas en plena calle y yo creo que más de uno de los que hacían cola, no tenían niños pequeños en casa desde hace décadas. Además, hay que aprovechar la acción para preparar publicidad futura, por lo que había un stand donde hacerte seguidor suyo en Facebook y obtener más muestras. En total, el botín de muestras, muy generoso es este:


Pero no acaba aquí la cosa. Los que se presentaran allí con pequeños hambrientos tenían “potitos” gratis, que se podían calentar  en unos microondas que habían dispuesto. Cuando nosotros llegamos, ya era tarde, pero al irnos, cerca de las 7 de la tarde, aun había quien aprovechaba la ocasión para dar de comer gratis a sus churumbeles.

Bueno, como soy un fan de las muestras, lo primero fue recoger las muestras que ya os he enseñado. Pero estábamos allí para que mi nena jugara y pasara una tarde divertida. Así que primer paso, acudir a la pintacaras que estaba maquillando allí a una buena fila de niños impacientes. Nosotros optamos por un disfraz de mariquita.  Evidentemente, la chica que estaba pintando niños pequeños no podía entretenerse en grandes trabajos artísticos, pero con un poco de rojo y negro dejo a mi pequeña convertida en una mariquita en un momento y sin tener que batallar más de lo necesario. ¡Bien por ella!


Ya con la cara pintada, lo primero fue hacernos unas fotos con el “bebe gigante”. A mí me pareció más propio de una peli de terror que de un evento infantil, pero todo el mundo andaba a sus pies haciéndose fotos. En cuanto a mi niña, ignoró al superbebé y se fijó en que a su lado tenía una réplica gigante de un “potito de piscina”. ¡Practica ella!

Luego nos fuimos a la zona de juegos. Básicamente eran un cercado con suelo de goma, dos toboganes dobles con un pequeño túnel debajo, unas mesitas con sillas, balancines y unas bolas saltarinas. El revuelo de padres y niños era enorme, pero sin incidentes. Todos de un lado para otro jugando, ahora en el tobogán, ahora con los balancines, el túnel… El espacio y los “juguetes” eran un poco escasos para la afluencia que había, pero contra todo pronóstico, todos jugaban tranquilamente sin problemas.


Luego nos paramos ante el escenario donde un barbudo vestido de verde lidiaba con una gran cantidad de niños. La mayoría más preocupados por ponerse delante de la cámara que mostraba imágenes en la pantalla gigante que por hacerle caso alguno al buen hombre. Y ahora un inciso técnico para los expertos en leyes. Evidentemente, muchos padres estaban haciendo fotos a sus enanos subidos al escenario, y alguien detrás mío preguntaba a su acompañante si no era ilegal hacer fotografías a niños en la calle. Y es que claro, tú haces fotos a tu pequeño, pero no puedes evitar que salgan unos cuantos que están a su lado.

Finalmente decidí subir a mi enana al escenario y que su madre hiciera unas fotos desde abajo. Selene se lanzó a dar abrazos a diestro y siniestro y la reacción solía ser de sorpresa y estupor. Vamos, que mi niña necesita a una hermanita ¡ya! Lo tristemente normal es que los niños solo se relacionaran con sus hermanos o con los padres que tratábamos de que no cayeran del escenario. Nada de relacionarse con los demás niños. Y la mayoría huyendo del barbas.

Luego otra pasadita por la zona de juegos, y para casita, que la tarde amenazaba lluvia de la buena y el constipado familiar aun campa a sus anchas por nuestros pañuelos.

En resumen, buen rato gracias a la gente de Hero y recolección de muestras bastante interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario