barra cookies

miércoles, 28 de mayo de 2014

Bendita Peppa Pig

Si tienes un niño de pocos meses y aun no conoces a Peppa Pig, me vas a idolatrar tras las presentaciones. Si ya la conoces, seguro que ahora estas torciendo la sonrisa y diciendo para tus adentros: “este tío si que sabe”

Porque todos sabemos que los bebes son totalmente incansables y requieren atención constantemente. Y tu, aunque seas campeón mundial de triatlón terminas extenuado y suplicando un minuto de respiro, algo de tiempo para poder vivir.


Pero dejemos de lamentar que estamos cansados y vamos al tema. Peppa Pig es una serie de animación para “preescolares” que se caracteriza por la simpleza. Tramas sencillas, dibujos sencillos, episodios cortos, colores primarios... ¡Pero mejor que lo veas por ti mismo!



La primera vez que la vi, por recomendación de una amiga, me pareció una serie malisima y absurda y la puse en el rincón mental de “cosas para olvidar”. Pero una mañana en que mi mujer y yo necesitábamos desesperadamente tener a nuestra enana entretenida para poder “hacer la casa”, no recuerdo como, llego al monitor de mi ordenador.

Hipnotizada abducida, en trance, anestesiada. Solo con esas palabras puedo describir el estado de “calma” en que quedo mi niña que no tendría en aquel entonces ni medio año. Ella totalmente atenta a las aventuras de la cerdita, y yo llamando al medico porque estaba segurisimo de que algo muy malo tenia que estarle pasando para estar tan quieta y callada.

El episodio se acabó. Apenas duran 5 minutos. Y todo volvió a la normalidad... Salvo que yo salí corriendo al ordenador a buscar todo lo que hubiera de Peppa en Youtube.

Mi relación con Peppa ha sido de amor, odio, mucho odio y amor. Amor, porque nos daba un remanso de paz en cuanto se la poníamos a mi pequeña. Odio, porque te acabas sabiendo los diálogos de todos los episodios e incluso terminas imitando las voces. Mucho odio, cuando empiezas a oír insistentemente “papapepa”. Amor, cuando finalmente se diversifican las opciones y eres consciente de las horas de respiro que te ha dado.

En cuanto a lo de verla en Youtube o descargarla con la mulita, no te preocupes. Aunque los productores no ganen dinero por ahí, terminaras con la casa llena de “cosas de Peppa”. Desde tazas a camisetas, pasando hasta por pañuelos de papel. Así que el dinero se lo ganan bien... ¡y se lo merecen!

En resumen, los peores dibujos que vas a ver, pero los mejores dibujos que vas a disfrutar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario